8 consejos para conducir con lluvia por la M-30


Publicado el 09/10/2018
conducir con lluvia

A la hora de conducir con lluvia, es necesario seguir algunas recomendaciones para evitar sustos en la carretera. Las recomendaciones son necesarias sobre todo al conducir con lluvia por carreteras muy transitadas, como la M-30 madrileña. Además de la lluvia, otro aspecto que suele acompañar a este fenómeno meteorológico es el viento, el peor enemigo al volante. Por eso también hay que extremar las precauciones cuando hay que conducir con viento. Es importante reducir la velocidad y mantener con firmeza el volante. Al controlar estos dos factores, la dirección del vehículo será más estable y, en consecuencia, más segura.

La M-30 cuenta con 48 km de túneles, en los que, cuando el viento es fuerte se debe prestar especial atención. Mientras que el automóvil circula dentro del túnel, el viento desaparecerá pero justo al salir de él, aparecerá una fuerte racha capaz de desviar la trayectoria, por lo que conviene extremar los cuidados.

Conduce con lluvia sin riesgos por la M-30

Como hemos dicho anteriormente, la conducción con lluvia difiere en gran medida de la que se realiza cuando la climatología es bastante más favorable. El pavimento mojado y la visibilidad reducida son los factores más importantes que se deben tener en cuenta. En las siguientes líneas, se establecen ocho recomendaciones para conducir con lluvia por la M-30.

Evitar el aquaplaning

El aquaplaning se ocasiona cuando el agua ubicada entre el neumático y el asfalto no puede ser desalojada. Esto desemboca en una menor adherencia con el pavimento de la carretera, lo que puede provocar que el neumático pierda capacidad de tracción, y patine sobre el agua.

Para evitar el peligroso aquaplaning, se debe comprobar la presión de los neumáticos periódicamente y reducir la velocidad cerca de un charco. Una vez inmerso en una situación de aquaplaning, se debe mantener la calma y no frenar. Si la situación se produce en una curva, hay que girar el volante lo mínimo para trazar la curva, levantando el pie del acelerador.

Revisión periódica del coche

Durante lluvias abundantes, la visibilidad del coche se puede ver disminuida en gran medida. Para evitarlo, se deben tener las escobillas limpiaparabrisas en un estado óptimo. Además, el parabrisas debe estar limpio, tanto por dentro como por fuera.

Otros aspectos técnicos del coche como los neumáticos o el alumbrado también deben estar en un punto óptimo, ya que cualquier deficiencia en alguno de estos factores podrá multiplicar las posibilidades de sufrir un accidente.

No utilizar el control de velocidad

En días de lluvia hay que tener los cinco sentidos puestos en la carretera, por lo que se deben evitar todas las distracciones o comodidades posibles. Para ello, se recomienda no utilizar el control de velocidad por dos motivos: no se deben tener los pies alejados de los pedales en días de lluvia y en caso de aquaplaning, el coche podría intentar acelerar al máximo.

¿En qué carril situarse cuando llueve?

En días de lluvias muy copiosas siempre se debe buscar la parte superior de la calzada, ya que el agua se irá desplazando hacia la parte inferior y en ella se podrán formar más charcos.

Si la conducción está teniendo lugar en la M-30, aun en días de lluvia, se deben seguir las recomendaciones generales de la DGT en cuanto a elección de carriles. Además, es improbable que se formen charcos en la famosa vía de circunvalación madrileña.

Vigilar el tráfico

Tener en cuenta a los demás conductores, la distancia de seguridad entre los demás y nuestro vehículo debe ser mayor que la que se suele dejar habitualmente. Un frenazo inesperado con una distancia amplia entre dos coches, puede evitar un accidente grave.

Aumenta los límites de precaución

Se debe reducir la velocidad, dejar más espacio de seguridad entre coches, hacer movimientos más suaves y menos agresivos y no pisar el acelerador ni el freno de forma súbita. Además, se deben evitar todos los charcos y las aguas en movimiento que se puedan encontrar en la carretera.

¡Cuidado con el comienzo de la lluvia!

Uno de los momentos más peligrosos es cuando comienza a llover, ya que el asfalto aún no contiene mucha agua pero se forma una película de suciedad y lluvia que provoca muchos accidentes. Para evitarlo, hay que extremar las precauciones desde el primer momento, así, no habrá ningún problema.

Marcas viales

Las líneas de separación de carriles y el resto de marcas viales son extremadamente peligrosas cuando llueve, ya que en esos lugares la adherencia es mucho menor. Se debe evitar girar o frenar sobre ellas.

Si se siguen todas las recomendaciones aquí expuestas, no se debe estar temeroso de circular por la M-30 con lluvia. Actuar de forma suave, sin cambios bruscos y con el vehículo en estado óptimo son las principales cuestiones a tener en cuenta.

Lo último
Radares de cinturón: ¿Cómo funcionan y dónde están? Publicado el 19 de marzo de 2019

Desde noviembre de 2017 los llamados radares de cinturón operan a pleno rendimiento y podemos encontrarnos con ellos en diferentes puntos de la geografía española. Gracias a ellos, la Dirección General de Tráfico pretende controlar que circulemos de forma segura. Una medida que tiene como principal objetivo concienciar del uso de este elemento de seguridad. […]

¿Sabías que antes de la M-30 hubo un primer cinturón en Madrid? Publicado el 15 de marzo de 2019

Quizás te sorprenda saber que el primer cinturón en Madrid no fue la M30. Con anterioridad a esta, ya se crearon dos vías de circunvalación en la ciudad, que entonces, lógicamente, era mucho más pequeña que ahora. Se construyó para aligerar la densidad de vehículos que atravesaban el centro de Madrid. La construcción del primer […]

EMESA TV
Simulacro 2019

Publicado el 01 de marzo de 2019