Geomallas: qué son y qué soluciones aportan a las carreteras


Emesa
Publicado el 26/07/2022
Geomallas

¿Sabes qué son las geomallas y por qué son tan relevantes para la construcción y conservación de las carreteras? Actualmente, la red de carreteras de España tiene 165 445 kilómetros de longitud, de los que 17 377 kilómetros corresponden a vías de gran capacidad.

La M-30 es una de las vías más importantes del territorio nacional, la cual rodea el centro de Madrid. Por ella circulan a diario más de dos millones de usuarios, de ahí que las tareas de conservación de la carretera sean fundamentales. El mantenimiento de obra civil, que busca la mejora de la circulación, incluye aspectos como la reducción en el consumo de emisiones y el riesgo de accidentes.

¿Qué es una geomalla?

Podemos definir la geomalla como una estructura uniforme de polímero que tiene maneras de rejilla y cuenta con una serie de aberturas a los elementos que la componen. Está fabricada a base de fibras de poliéster de alta resistencia a la tensión, un material muy resistente y duradero, y en la gran mayoría de los casos, se recubre con PVC. Esta estructura tiene una gran capacidad para soportar esfuerzos de tensión bidireccionales.

En construcciones civiles, se usa para reforzar el suelo y mejorar las propiedades mecánicas del mismo. Las rejillas abiertas hacen posible que el suelo golpee a través de las aberturas, y pueden distribuir la carga de forma equitativa en zonas de gran tamaño.

Tipos principales de geomallas

Existen diferentes tipos de estructuras, cada una con sus propias características, ventajas y áreas de aplicación.

  • Geomalla uniaxial: este tipo de geomalla sirve para soportar la tensión en una única dirección. Se fabrica estirando las costillas de las aberturas en una dirección, de forma que es la mejor solución para suelos blandos y pendientes. También se utiliza en paredes y muros de contención.
  • Geomalla biaxial: está especialmente diseñada para ser resistente a la tracción y puede soportar la tensión en direcciones transversales. Tiene la capacidad de distribuir la carga en un área grande y, por este motivo, es la solución idónea para pistas de aeropuertos, plataformas y cimientos.
  • Geomalla triaxial: desarrollada para mejorar la rigidez, está fabricada con una lámina de polipropileno perforada orientada en diferentes direcciones. Una de las principales características que la definen es que las aberturas tienen forma triangular.

Geomallas de refuerzo

Soluciones que aportan las geomallas para las carreteras

Uno de los problemas más comunes con los que se encuentran en la ingeniería civil es la necesidad de construir sobre suelos blandos. Esto es algo muy frecuente al hacer cimentaciones, terraplenes y pavimentaciones de carácter superficial.

Existen diferentes tipos de geosintéticos que cumplen alguna de estas funciones: filtración, refuerzo, separación, contención y drenaje. Las geomallas son una solución cada vez más demandada, ya que permiten reducir los costes operativos en lo que al volumen de movimiento de tierra se refiere. Además, prolongan la vida útil de las carreteras.

A día de hoy, se utilizan principalmente con dos objetivos: estabilizar la subrasante y reforzar la base granular del pavimento. Las soluciones que aportan son las siguientes:

  • Reforzar la base en terraplenes de suelos blandos.
  • Estabilizar terraplenes en vías férreas y carreteras.
  • Estabilización y refuerzo de muros (verdes y de contención), riberas y encauzamientos.
  • Reforzar suelos y rellenos en áreas comerciales e industriales.
  • Reforzar y controlar la erosión de laderas inclinadas y refuerzo de taludes.

Ventajas del uso de geomallas

Este material geosintético permite mejorar las características del suelo y facilitar el desarrollo de proyectos de ingeniería civil gracias a sus propiedades hidráulicas y mecánicas. Es interesante conocer cuáles son las ventajas de la instalación de una geomalla en las construcciones.

  • Se trata de una solución muy fácil de instalar, incluso cuando las condiciones climáticas son desfavorables. Por lo tanto, se puede colocar en cualquier parte del mundo, independientemente de la climatología de la zona.
  • Alarga la vida útil de las vías férreas, carreteras y caminos reforzados.
  • Aumenta en gran medida la estabilidad y la seguridad de los taludes, algo fundamental al realizar un proyecto de ingeniería civil.
  • Mantiene el aspecto de las laderas, lo cual es un gran punto a favor en lo que respecta a la preservación del entorno natural.
  • Este tipo de geosintético es altamente resistente a cualquier tipo de daño que pueda sufrir durante su instalación.
  • Reduce el volumen de los movimientos de tierra, lo que acorta el tiempo de la obra y también el presupuesto.
  • En los suelos reforzados, reduce de manera notable la aparición de grietas en la superficie.

Las geomallas son una de las soluciones más utilizadas en la actualidad para la construcción de muros, taludes y carreteras. Las hay de distintos tipos, y sirven para estabilizar, reforzar y controlar elementos estructurales.

Lo último
¿Cuáles son los barrios fuera de la M-30? Publicado el 18 de junio de 2024

La M-30 no es solo una vía de circulación en Madrid; es una arteria vital que late al ritmo de la vida diaria de la ciudad, delineando una frontera entre el Madrid más céntrico y los vibrantes barrios que se extienden más allá de su curva. Este cinturón no solo es testigo de la historia […]

Así serán las carreteras del futuro Publicado el 13 de junio de 2024

En todo el mundo se calcula que hay unos 50 millones de kilómetros de carreteras. Muchas de estas vías permanecen ancladas en el tiempo, pero otras han evolucionado a gran velocidad. ¿Los motivos? Aumentar la seguridad vial y reducir la contaminación, entre otros. Con la incorporación de la tecnología a las vías de comunicación actuales, […]

EMESA TV
Simulacro 2019

Publicado el 01 de marzo de 2019