¿Quién pone los radares en Madrid dentro de la M-30?


Publicado el 26/08/2019
quien pone los radares en la m30

Saber quién pone los radares es fundamental para conocer a fondo las carreteras españolas, que cada año, buscan mejorar la seguridad de los usuarios que hacen uso de ellas. Desde los organismos competentes y los consistorios de según qué zonas estemos hablando se intenta llegar a un acuerdo en materia de tráfico que permita a los conductores poder conducir con fluidez en una vía segura.

La Dirección General de Tráfico (DGT) es el organismo público que se encarga de casi todas las decisiones en torno al tráfico en España, pero no en todas las carreteras. Descubre quién se encarga de poner los radares dentro y fuera de la M30.

¿Quién pone los radares en Madrid?

En la capital madrileña, como en el resto de ciudades, en materia de tráfico, se establecen límites de velocidad. Esto supone que los radares fijos y móviles pueden conocer la ubicación exacta de los vehículos y medir su velocidad, comprobando si ésta excede a la marcada en el tramo de vía en la que se encuentre.

¿Quién pone los radares dentro de la M-30?

La M30 es una de las circunvalaciones más transitadas de Madrid. Se trata de una vía en la que, a diferencia del resto de los controles de velocidad, obedece a la jurisprudencia del Ayuntamiento de Madrid, que es el ente encargado de ubicar dicha red de vigilancia.

Como uno de los puntos con mayor tráfico de todas las carreteras españolas, la M30 tiene en estos momentos la cantidad de 15 radares fijos que buscan reducir el riesgo de distracción al volante así como conocer cuáles son los puntos más sensibles en una carretera tan concurrida.

Para gestionar todas las multas provenientes por exceso de velocidad, entre otras causas, está la Policía Municipal. Ellos son quienes tienen jurisprudencia para poder multar en la M30, y por ello se recomienda encarecidamente obedecer todas las señales de tráfico así como los límites de velocidad.

¿Quién se encarga de los radares fuera de la M-30?

Se calcula que hay unos 600 radares fijos en todo el país y que han sido especialmente emplazados por la DGT para poder vigilar de forma eficiente el tráfico de las carreteras españolas. Se estima que hasta unos 1.500 tramos están previsiblemente controlados ante la peligrosidad de los mismos.

Estos radares fijos se ayudan, además, de la implementación de radares móviles que permiten ofrecer esa vigilancia extra que puede necesitar un tramo o vía de carretera por una serie de condiciones especiales. En estos radares de velocidad situados fuera de la M30, la Guardia Civil es la encargada de velar por la seguridad y de multar, si es necesario, a los conductores que se salten las normas de tráfico.

¿Qué criterios se siguen para poner un radar?

La Dirección General de Tráfico establece un marco de trabajo particular para poder colocar un radar, y de ello dependen diferentes factores. En primer lugar, tienen especial preferencia los considerados puntos negros, o zonas realmente vulnerables que necesitan ser vigiladas por su peligrosidad.

Un tramo de vía se considera un punto negro cuando se han producido al menos tres accidentes mortales en el período de un año en total. Además, otro de los criterios que persigue la DGT para la colocación de los radares es el tráfico elevado, ya que las zonas especialmente concurridas provocan que el porcentaje de posibilidad de accidente se vea incrementado.

La distribución territorial es otro de los factores que suele preocupar al organismo público. De forma equitativa, se busca intentar abarcar de forma homogénea y general tramos que antes no tenían ningún tipo de vigilancia. A estos hechos se suma, en ocasiones, la imposibilidad de poder poner un radar en un sitio exacto, ya que requiere un servicio técnico con el que no siempre se puede contar según dónde nos encontremos.

En qué se basan para poner los radares en la M-30

Las sanciones de tráfico se han incrementado en la M30 debido a la rebaja de los límites de velocidad en según qué zonas. Desde el Ayuntamiento de Madrid, justifican la disposición de radares en toda la circunvalación por motivos de seguridad y para una mejor fluidez en el tráfico de la capital española, intentando minimizar la cantidad de accidentes que suelen ocurrir en diferentes tramos de la M30.

A modo de conclusión, desde las partes implicadas, pasando por la DGT hasta los propios usuarios de las carreteras, se pretende llegar a un equilibrio entre la seguridad y la comodidad que permitan el proceso normal de la conducción en las vías, independientemente de su peligrosidad o vulnerabilidad ante la posibilidad de un accidente.

Lo último
13 consejos para conducir de noche de manera segura Publicado el 19 de septiembre de 2019

En este artículo te ofrecemos trece consejos para conducir de noche con seguridad. Y es que a estas alturas de verano ya comienza a notarse que los días son más cortos. Esto hace que algunos conductores tengan que conducir de noche antes o después de su jornada laboral. Circular con condiciones meteorológicas adversas aumentan el […]

Transporte y movilidad sostenible: Ejemplos para cuidar el medio ambiente Publicado el 16 de septiembre de 2019

El transporte y la movilidad sostenible llegan para quedarse. Este año Emesa participa en la iniciativa con el objetivo de que los usuarios de la M30 se muevan por la ciudad de la manera más sostenible posible. Si en 2018 ya ha dado zancadas con el surgimiento de nuevas marcas de carsharing, motosharing, patinetes por la […]

EMESA TV
Simulacro 2019

Publicado el 01 de marzo de 2019