Técnicas de vialidad invernal para carreteras


Emesa
Publicado el 05/12/2023
vialidad invernal

Las técnicas de vialidad invernal de las carreteras son básicas para garantizar la circulación y la seguridad de los conductores y usuarios. La nieve y el hielo son los dos principales factores que afectan a la circulación en esta época del año. Es importante aplicar las técnicas adecuadas para prevenir y eliminar su acumulación en la calzada. Y para poder llevar a cabo estas tareas se ponen en marcha dispositivos especiales.

Técnicas preventivas de vialidad invernal

La prevención es la mejor forma de garantizar la seguridad en las carreteras. Así, mediante la realización de diferentes acciones a lo largo del año se consigue dar seguridad a las vías de circulación cuando llega el invierno. Incluso cuando se proyecta una carretera es necesario tomar una serie de medidas que reduzcan el riesgo de generación de placas de hielo y acumulación de nieve.

Dentro de estas medidas existen cuatro técnicas imprescindibles, tanto durante la construcción como en las labores de mantenimiento de las vías. Gracias a ellas podrás circular con seguridad en los meses invernales:

  • Evitar la acumulación de agua sobre la calzada con sistemas de drenaje adecuados para la superficie. Es decir, con estos sistemas el agua se filtra hacia las capas inferiores, reduciendo la acumulación y la formación de placas en superficie, con el riesgo que conllevan.
  • Eliminar obstáculos en los márgenes de la carretera que favorezcan la acumulación de agua. Estas pozas se transforman en hielo ante las bajas temperaturas y derivan en riesgos graves para los usuarios. De ahí la importancia de eliminar todo elemento que pueda favorecer esa acumulación de agua.
  • El sol es un gran aliado para reducir la formación de hielo. Se deben evitar zonas permanentes de sombra en los alrededores de las carreteras, en la medida de lo posible. Esto supone, por ejemplo, la poda de árboles muy próximos.
  • Los cursos de agua no pueden transcurrir próximos a la calzada por si se produce un desbordamiento. Para evitarlo, se incluyen obras de drenaje en los proyectos de diseño de carreteras.

Utilización de fundentes

El uso de fundentes para nieve es una de las medidas más habituales en técnicas de prevención. Se trata de productos naturales o químicos que cuentan con propiedades que evitan la congelación del agua o ayudan a deshacer la nieve.

Existen una gran variedad de productos empleados para esta función. El cloruro sódico es el más común de ellos, de hecho, lo conoces comúnmente como sal. En la actualidad, se aplica como una salmuera para lograr que se mantenga más tiempo sobre el asfalto. Así, se evita que las rodaduras de los coches lo expulsen hacia los laterales. Su eficacia se reduce cuando se alcanzan temperaturas inferiores a los 5 grados bajo cero.

Otro producto muy usual es el cloruro de calcio, un derivado de la sosa cálcica. Su eficacia llega hasta los 35 grados bajo cero, pero cuenta con un inconveniente, pues la adherencia de los vehículos se reduce al utilizarlo sobre la carretera, lo que supone un riesgo. Para compensarlo se mezcla con cloruro sódico para conseguir un resultado intermedio que trabaje a una temperatura inferior sin perder tanta adherencia.

vialidad invernal

Técnicas curativas de vialidad invernal

Pese a todas las medidas preventivas que se aplican en las carreteras, la formación de placas de hielo o la acumulación de nieve es inevitable. Es en ese momento cuando se ponen en marcha medidas para su eliminación y reducir su impacto en la circulación.

Eliminación del hielo

El hielo es uno de los elementos más peligrosos con los que lidiar en la carretera. La principal herramienta frente a él son los tratamientos preventivos, pero si se acaba generando es necesario el uso de otras opciones. Para ello se emplean los fundentes, de los que ya hemos hablado anteriormente. En estos casos, se prioriza el cloruro de calcio por su mayor eficiencia a menor temperatura.

Eliminación de la nieve

Para acabar con la nieve de las carreteras hay que hablar de dos técnicas diferentes:

  • Tratamiento negro: el objetivo es retirar la nieve de la calzada para recuperar el ‘color negro’ de la calzada. Suele ponerse en práctica en cuanto empieza a nevar a través del uso de máquinas quitanieves que eliminan el grueso de nieve. Se complementa con el uso de un fundente.
  • Tratamiento blanco: existe una capa de nieve ‘blanca’ por la que se puede transitar con los medios adecuados, ya sean cadenas o neumáticos de invierno.

Por norma general, se usa el tratamiento negro, ya que el tratamiento blanco se limita a carreteras de muy bajo tráfico o zonas como puertos de montaña en situaciones muy adversas.

La nieve y el hielo son los dos principales agentes meteorológicos que pueden afectar a la circulación durante el invierno. Con el objetivo de evitar poner en riesgo los desplazamientos y seguridad de los conductores, se ponen en marcha tanto medidas preventivas como curativas gracias a los dispositivos especiales de vigilancia y actuación de estas fechas.

Lo último
¿Cómo controlamos el estado del pavimento en la M-30? Publicado el 15 de febrero de 2024

La M-30 es la vía de circunvalación que rodea la almendra central de Madrid, y diariamente circulan por ella alrededor de 1,5 millones de vehículos. Esto la convierte en una de las vías más transitadas de España y la más utilizada por los madrileños. Debido a la alta densidad de vehículos que circulan por ella […]

¿Cuáles son las carreteras más peligrosas de España? Publicado el 13 de febrero de 2024

La precaución al volante es siempre la mejor consejera. Sin embargo, en las consideradas carreteras más peligrosas de España se debe prestar especial atención mientras se conduce, ya que las posibilidades de que tengamos un accidente se incrementan de forma considerable. Por la geografía española hay decenas de tramos considerados como tramos negros. De hecho, […]

EMESA TV
Simulacro 2019

Publicado el 01 de marzo de 2019